Categorías
Arqueología Museos Arqueológicos

La taurocatapsia (o algo parecido) en el mundo hitita

Uno de los rasgos más característicos de la cultura minoica es la realización de espectáculos de saltos del toro, conocidos como taurocatapsia. Pero, menos conocidos, en el mundo hitita también hay restos arqueológicos que indican que en Anatolia también se practicaban espectáculos similares. En esta entrada comento brevemente las pruebas arqueológicas que sustentan esta realidad menos conocida.

Esta vasija, llamada Hüseyindede B, se conserva en el Museo Arqueológico de Çorum. Pertenece al siglo XVI a. C. De la misma época datan otros tres jarrones conocidos como İnandık, Hüseyindede A y Bitik, con representaciones que se han interpretado como rituales.

En el friso de la parte superior de ese vaso se representan trece figuras en una procesión que incluye mujeres, músicos y acróbatas que realizan ejercicios en torno a un toro. La representación no tiene la plasticidad de las escenas minoicas, con las que se aprecian algunas diferencias también en ciertos detalles. El toro parece estar parado, sostenido por uno de los participantes; además, los dos brazos y las dos piernas del indivíduo que está sobre el toro están directamente en contacto con el lomo del animal.

Vídeo del friso completo del vaso Hüseyindede B. Fuente:Wikimedia Commons, con autoría de Klaus-Peter Simon.

Por otra parte, a diferencia del mundo minoico, donde no se cuenta con textos legibles, en el mundo hitita se ha conservado una relativamente amplia cantidad de documentos que sí se han podido descifrar. Pese a que los eventos de saltos de toro no aparecen mencionados en ellos de forma totalmente clara, hay un texto hitita que menciona combates rituales y que algunos han interpretado como indicador de que entre ellos está el evento de los saltos sobre el toro. No estoy muy familiarizado con la terminología académica de identificación de los textos hititas, pero el texto en cuestión es conocido como KBo 23.55. KBo es la abreviatura de una serie de textos conocidos como Textos cuneiformes de Boğazköy (Keilschrifttexte aus Boghazköi en alemán).

Un dato adicional: a principios del siglo XX, Arthur Evans ya propuso que los espectáculos de los juegos del toro minoicos debían tener su origen en Anatolia. Pero Evans no pudo conocer la vasija Hüseyindede B, que fue hallada a finales del siglo XX. Por lo que he leído, él basó su suposición en un sello cilíndrico hallado en Capadocia cuya fecha se estimaba que estaba en torno al 2400 a. C. Por el momento no he podido encontrar una imagen del mencionado sello, pero se trata sin duda de un dato interesante que, junto con el del texto hitita antes señalado, pueden ayudar a profundizar en la cuestión.

Bibliografía

*Pedro Romero de Solís (2009): Reseña de Los juegos y los orígenes de la tauromaquia según Cristina Delgado, en Revista de Estudios Taurinos N.º 26, Sevilla, págs. 285-300.

*Rachel Johanna Webberman (2021): Performing Danger: Bulls, Swords, and the Acrobatic Body in the Ancient Near East, tesis de grado.  Raleigh, Universidad de Carolina del Norte.

*Manuel Serrano Espinosa (2002): Taurokathapsia y juegos del toro desde sus orígenes hasta la época imperial romana. Universidad complutense de Madrid.

*Billie Jean Collins (2010): Hero, Field Master, King: Animal Mastery in Hittite Texts and Iconography.

Categorías
Arqueología Micénicos

Trece lugares prósperos en el Heládico Reciente IIIC

El Heládico Reciente IIIC es un periodo comprendido aproximadamente entre los años 1200-1050 a. C. que se caracteriza, en el área del Egeo, por una disminución drástica del número de asentamientos causado por las destrucciones que tuvieron lugar en la parte final del periodo anterior y cuyas causas exactas se desconocen. En esta entrada, sin embargo, localizo algunos lugares en los que la cultura micénica subsistió e, incluso, su importancia pudo aumentar con respecto al periodo precedente. Por cierto, que sean trece tiene el único significado oculto de que se trata de mi número favorito.

Categorías
Mitología griega

Lo que Homero conocía de las leyendas del ciclo tebano

Las leyendas sobre Edipo y la posterior conquista de Tebas por los argivos son conocidas sobre todo por varias tragedias griegas como Los siete contra Tebas de Esquilo o Las Fenicias, de Eurípides. Ahora bien, estas tragedias están basadas en tradiciones mucho más antiguas y se sabe que en época arcaica llegaron a estar plasmadas por escrito en varios poemas que constituyen el llamado ciclo tebano: Edipodia, Tebaida y Epígonos. Estos poemas no se han conservado y solo se conocen unos pocos fragmentos de ellos, pero cabe preguntarse ¿conocía Homero estos poemas o al menos las leyendas de la saga tebana?

Categorías
Mitología griega Reseñas

Reseña de “Penélope y las doce criadas” de Margaret Atwood

Pienso que muchas novelas actuales basadas en mitología griega cometen el error de tratar de dar respuestas racionales a relatos que no lo son, unido a menudo a historias larguísimas que acaban siendo aburridas y a la elección de protagonistas sabelotodos que, lejos de convertirse en héroes ejemplares, causan -al menos a mí-, repulsión.

Frente a ellas, esta novela de Margaret Atwood me ha parecido de lectura amena. En ella, Penélope, que se encuentra en el Inframundo, relata desde su punto de vista lo ocurrido en la Odisea. A la vez, un coro de doce criadas también intervienen, indignadas ante el destino que tuvieron: perecieron ahorcadas por Telémaco por orden de Odiseo. Bastante sencilla, corta, con escenarios y situaciones originales, la novela sin embargo no está exenta de algunas extravagancias, como un juicio en un tribunal del siglo XXI bastante surrealista.

Uno de los grandes aciertos de la novela es que combina la historia de dominio público de la matanza de los pretendientes tras el regreso de Odiseo con un pasaje de la Odisea que normalmente pasa desapercibido: doce de las criadas del palacio fueron ahorcadas. Más dudoso es distinguir lo que ya estaba en las tradiciones antiguas de lo que es invención de la autora (o de Robert Graves, que fue uno de los que le inspiró el relato).

Penélope hilando con ayuda de dos criadas. A su espalda algunos de los pretendientes. Pintura de John William Waterhouse.

Margaret Atwood dice que, a propósito de este suceso, la historia que cuenta la Odisea no se sostiene y se pregunta cuál fue la causa del ahorcamiento de las criadas. En este punto, sin embargo, la Odisea ofrece la explicación de que además de faltar el respeto de palabra a Penélope, Euriclea y Telémaco, se acostaban con los pretendientes. Pero Atwood no quiere creerse esta versión y dice que fueron violadas por ellos.

Quizá lo más interesante de la novela es la posibilidad alternativa que ofrece, según la cual Penélope se había acostado con los pretendientes durante la ausencia de Odiseo. Las doce criadas habían sido testigos de las infidelidades y fueron ahorcadas para evitar que revelasen la verdad. Pero en la novela las criadas solo exponen esta versión como un rumor que circulaba pero que aparentemente era incierto. He estado indagando sobre si esta tradición está en las fuentes clásicas y de momento no la he encontrado. Es cierto que Apolodoro sí cita la versión de que Penélope se acostó con los pretendientes pero no relaciona el hecho con la muerte de las criadas.

Hay dos detalles más que aparecen en la Odisea a los que normalmente yo no habría prestado atención pero, gracias a la novela, veo ahora que son detalles llamativos que invitan a la reflexión: uno es el detalle de que Penélope está durmiendo mientras ocurre la matanza de los pretendientes y también de las criadas; el segundo es que Odiseo ordena a su hijo Telémaco y a los sirvientes que las maten con la espada pero Telémaco no le hace caso y toma por su cuenta la decisión de ahorcarlas.

Por lo que leo en algunas página, se ha destacado que el relato de Atwood está hecho desde un punto feminista. La verdad, ignoro cuánto de feminista sea la autora pero al menos su personaje central, Penélope, ¿cómo podría ser feminista cuando atribuye la responsabilidad de la guerra de Troya a Helena?

Categorías
Arqueología Civilización minoica Micénicos

Pero ¿quiénes son los extraños “genios” que desfilan en procesiones de la iconografía minoica-micénica?

Algunas representaciones en sellos o incluso en frescos de la Edad del Bronce en el Egeo pueden ser interpretados como desfiles de genios, seres mitológicos, o enmascarados que van en procesión a realizar ofrendas – jarras con libaciones o animales sacrificados- a alguna divinidad. En esta entrada se muestran algunas de las piezas y su posible significado.

Categorías
Micénicos Mitología griega

Las liras como testimonios de poesía épica en la época micénica

Si hacemos una encuesta sobre cual es la obra de más calidad de la literatura griega estoy bastante seguro de que los poemas homéricos estarán en los primeros lugares, a gran distancia sobre las demás. Que además sean las primeras obras escritas en griego que han llegado a nuestros dias (aunque puede haber un cierto debate en cuanto a su antigüedad) podría considerarse casi milagroso. De hecho algunos piensan que el alfabeto griego se creó expresamente para poner los escrito los poemas homéricos.

Ahora bien, la lógica sugiere que mucho antes de los poemas homéricos, en la época micénica, debieron existir precedentes de una tradición de poesía épica que tuvo que ser prolífica y que culminó en poemas de gran nivel de perfección, precedentes de nuestros poemas homéricos pero que se transmitían de manera oral y, en el dudoso caso en que llegaran a ponerse por escrito, no se conservaron.

Seguramente estos se cantaban con acompañamiento musical. Se conocen algunos instrumentos musicales de época micénica o anteriores, como sistros, o flautas, pero el que más suele asociarse a un uso como acompañamiento musical de cantos y poemas épicos suele ser la lira.

Dos objetos arqueológicos singulares

Hay algunas obras de arte de la época micénica que se pueden relacionar con esta tradición: dos de ellas son el fresco del bardo de Pilo y la lira de marfil de la tumba abovedada de Menidi.

La lira de Menidi, expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

La lira de Menidi, encontrada en un yacimiento arqueológico funerario del Ática, se ha fechado en torno a 1310-1190 a. C. Es de marfil y, tanto el material como el hecho de que conserve restos de relieves, entre los que se distinguen representaciones de esfinges, indican que fue tallada por un artista de un cierto nivel que otorga al objeto un valor considerable y, por consiguiente, prestigio a la persona que lo poseía.

El fresco del bardo de Pilo, que se conserva en el Museo Arqueológico de Jora.

Por otra parte, el fresco del bardo o citaredo de Pilo, de la misma época que la lira de Menidi, se encontraba en el salón del trono del palacio de Pilo entre otros frescos, uno de los cuales representaba un banquete. En él, un músico toca una lira mientras vuela, a su lado, un ave. Muy posiblemente en el contexto representado se trataría de un artista que amenizaría reuniones de los habitantes del palacio. Es discutible el significado simbólico que podría tener el ave, aunque se ha sugerido que podría simbolizar la propia música o tal vez las palabras de un canto.

Textos en lineal B

Se interpreta que los tañedores de lira están mencionados bajo la forma ru-ra-ta-e en las tablillas de lineal B de Tebas. Dado que en las tablillas aparece solamente aquello que interesa a los palacios, si la interpretación es correcta se trataría de una prueba adicional de la importancia de este instrumento, que de alguna forma estaba asociado a los centros de poder del mundo micénico.

Demódoco y Femio

En la Odisea, aparece el aedo Demódoco que, por cierto, era ciego. Ameniza con su canto y al son de una lira un banquete en el palacio del rey de los feacios, Alcínoo. También se menciona a otro aedo, Femio, en la corte de Odiseo, que cantaba para los pretendientes de Penélope en los festines. Puede que en tiempos de Homero los bardos también tuvieran una función asociada con las reuniones sociales de las élites en banquetes, pero el paralelismo entre las descripciones de Homero y el bardo micénico del fresco del palacio de Pilo es electrizante.

Categorías
Catálogo de las naves Micénicos

El drenaje del lago Copaide, la fortaleza de Gla y su búsqueda en el catálogo de las naves

Entre las obras de ingeniería micénicas, una de las de mayor magnitud fue la desecación del lago Copaide, en Grecia central. Se trataba de un sistema de canales y diques que conducían el agua hacia unos drenajes naturales también llamados catavrotas que las llevaban hasta el mar. Este sistema consiguió dotar al entorno de una gran extensión de tierras fértiles.

Para controlar el territorio circundante que resultó de esta obra, según la arqueología, se construyó la fortaleza de Gla, que además es el recinto fortificado más grande de toda la civilización micénica.

Categorías
Arqueología Micénicos Museos Arqueológicos

La cratera micénica de la batalla

Áyax llegó cerca, llevando el escudo como una torre;

Héctor retrocedió y se replegó entre la multitud de compañeros

Ilíada XVII,128-129
Categorías
Arqueología Civilización minoica Museos Arqueológicos

El anillo de Minos: iconografía y trasfondo mítico

En relación con la entrada anterior, me parecía interesante traer aquí algún sello minoico singular que me hubiera llamado la atención, así que he escogido uno de oro que se conoce como anillo de Minos. Alguien que lea esto pensará que es una mala elección, porque no hay un total consenso académico sobre la autenticidad del anillo. Pero el Museo Arqueológico de Heraclión lo exhibe como auténtico y, aparte de tratar de descifrar su compleja iconografía, quise averiguar si el mítico rey Minos había poseído un anillo que justificara este nombre.

Categorías
Arqueología Civilización minoica Micénicos

La glíptica minoica – micénica

Cuando creía saber casi todo del arte de la Edad del Bronce y alguien me nombró la glíptica, ni siquiera sabía de qué me estaba hablando. Así que he investigado un poco y aprovecho para contaros algunas cosillas básicas que he aprendido de esta interesantísima palabreja.